jueves, 27 de marzo de 2014

Ojos que te vieron ir... ¿jamás te verán volver?

El año pasado, por esta fecha, el dólar canadiense estaba a la par del dólar americano. En los últimos dos años hubo momento en los que el dólar americano estuvo por debajo de su homologo norteño hasta por 6 centavos de diferencia. Sin embargo, a finales del 2013 y principios del 2014 comenzó la caída libre del valor cambiario del dólar canadiense. En poco tiempo, en los primeros tres meses de este año perdió entre siete y ocho centavos y por estos días ha alcanzado sus niveles más bajos de los últimos cuatro años al ubicarse diez centavos por debajo del dólar americano.

Las entidades cambiarias afirman incluso que la moneda podría continuar su caída libre, hasta llegar a los 80 centavos en un futuro no muy lejano. La caída del dólar canadiense perjudica a los importadores que deberán pagar mucho más por sus productos, lo que hace que, a su vez, estos se encarezcan dentro del comercio nacional, pero beneficia a los exportadores que recibirán más dinero por sus ventas.

Según los analistas financieros, la caída del dólar canadiense se debe a varias razones, pero especialmente al mejor comportamiento de la economía de Estados Unidos que se va recuperando poco a poco, a la baja inflación del país y a la decisión del Banco de Canadá de mantener la tasa de interés al uno por ciento. Hay un hecho innegable y es que la economía canadiense es altamente dependiente de lo que pase con los vecinos del Sur, y es por ello que el comportamiento de la moneda local depende también en gran medida de cómo va la economía estadounidense.

Los mayores perdedores de este fenómeno son, sin duda alguna, los consumidores que deberán desembolsar más dinero para comprar los productos. Ante cualquier perdida en la compra o venta de mercancías, los comerciantes siempre redirigen los costos extras a los consumidores y son estos, al final de la "cadena alimenticia", los que pagan, por aquello de que la cadena siempre se rompe por el lado más débil. Dentro de estos grandes perdedores están además los que van de vacaciones al sur (apodados snow birds) porque deberán asumir la nueva tasa de cambio que les resulta desfavorable. Ya de hecho, algunas compañías aéreas (Air Transat y Air Canada por ejemplo) ya han aumentado los precios de los billetes de avión para minimizar la pérdida de dinero producto a la tasa de cambio.

Hay que esperar, por tanto, como repercute esto en el comercio minorista, porque históricamente cuando el dólar canadiense está por encima del americano, los precios no bajan, pero cuando está por debajo los precios sí suelen subir. Es la ganancia contante y sonante para los comerciantes que se enriquecen a costa de los consumidores.

5 comentarios:

Diente Fiero dijo...

esta es mala mala!!!!! Y asi se dan el lujo de hacer elecciones ahora???

Jorge dijo...

La economía canadiense esta bien ligada a sus exportaciones hacia su vecino norteño, por tanto a este país simplemente no le conviene que su moneda sea más fuertemente que la de aquel que es su mayor comprador.Que sentido tendría para los americanos comprar de los Canadienses si les va a costar más?
La fluctuación y la caída dependen del comportamiento del mercado mundial y los cambios ,pero mientras Estados Unidos no tenga una economía sólida el dólar canadiense no va a verse beneficiado de esto simplemente porque no conviene.
Donde mejor se ve este reflejo económico mundial es en el costo del litro de combustible. Esta mañana 1.45 por un litro de ordinaria (regular).

Saludos,

BQ dijo...

mi madre !!!que de todas formas, seguimos dependiendo de los americanos, ni volando a canada, nos libramos de ellos ya estoy pensando en unirme al proyecto emigremso a marte, a veri si alli nos dejan....

Nevando otra vez!!!!!!!!! dijo...

@BQ yo se de buena tinta que en Martes la cosa esta dura !! mucha agua y poca comida ,pero lo bueno que por muy feo que uno sea ,,siempre va a lucir bien ,entre tanto marciano !! jajaja .

Pepe dijo...

Jorge, estás escapao, jeje, es un punto de vista que coincide con un artículo muy bueno que leí hace un tiempo. En efecto, como dices, la caída de la moneda de un país, dentro de determinados límites, no siempre es del todo perjudicial, pues estimula el consumo internacional de los productos y servicios de ese país y muchas veces al gobierno, los bancos y las transnacionales les conviene mantenerla así. Por ejemplo, favorece el flujo del turismo a ese país. Con un USD fuerte y un CAD más bajo, el europeo se va a Canadá y no a USA.
BQ. Nos guste o no, Estados Unidos, los gringos, odiados y muchas veces envidiados por casi todo el mundo, siguen siendo el motor de la economía mundial y todos dependemos de ellos. Si su economía cae, caen las economías del mundo entero detrás como fichitas de dominó tal y como pasó en esta crisis mundial que todavía se vive. Si el presidente de los EEUU tose, se mueven las acciones en la bolsa, los precios del petróleo. Hay dos causas muy sencillas, la primera el gran poderío económico que todavía poseen; como le decía a un amigo español más antimperialista que nadie, Europa entera para hacer el Airbus, pero los Boeing vuelan desde hace años y lo seguirán haciendo. La segunda causa es el consumo. Los yanquis son el mayos consumidor de bienes y servicios, el país al que todos quieren venderle cualquier cosa. Si ese país cae en crisis, si baja el poder de consumo de los americanos, el mundo entero se ve afectado.
Así que seguiremos dependiendo de ellos nos guste o no.

Publicar un comentario

Utiliza un seudónimo o tu nombre para enviar un comentario. Si añades un comentario como "Anónimo" este sera eliminado. Gracias por tu colaboración.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



 
Diseño de Free WordPress Themes | Plantilla Blogger de Lasantha - Premium Blogger Themes | Dcreators