sábado, 28 de mayo de 2011

Incendies

Soy amante del cine y una vez que puse los pies en tierra quebeca me di a la tarea de buscar por dónde andaba la industria fílmica de este lugar. Me preguntaba, sobre todo, si de alguna forma aquí habían heredado el modo de hacer de los franceses, verdaderos maestros del septimo arte. Casualmente, este año coincidí con la repercusión provincial y  nacional de una película hecha en estas tierras que fue finalista de los Oscar en la categoría de mejor película extranjera y con la cual Denis Villeneuve, realizador nacido en Gentilly, en octubre del 67, llegó a ocupar amplios espacios en los medios de prensa. Se trata de Incendies, que finalmente, perdió en la ceremonia de los codiciados premios norteamericanos, cediendo el puesto cimero a un filme danés. Por estas días tuve la oportunidad de verla y el resultado final fue el placer de haber visto una magnífica película, con excelente nivel de realización.

Se trata de un drama familiar que va enganchando poco a poco al espectador y que te hace quedarte sentado todo el tiempo para ver de qué va el decursar de la historia. La historia es sobre dos hermanos gemelos que reciben la herencia de su madre, de origen libanés y con ella dos cartas que deben entregar. Una a su padre, a quien creían muerto, la otra a un hermano desconocido, del cual nunca habían oido hablar. A partir de ese momento, a modo de escenas simultáneas, el filme comienza a narrar con notable coherencia el presente y el pasado, debatiéndose entre la búsqueda de los jóvenes y la convulsa vida de la madre.

El final es interesante. La actuación de las dos protagonistas es buena. La puesta en escena de Villeneuve es excelente. La historia fue escrita originalmente para el teatro, en el 2007, por Wajdi Mouawad, un famoso dramaturgo quebeco de origen libanés. Lubna Azabal, la actriz principal es belga de nacimiento y posee una carrera de 14 años en el teatro y el cine. Ella convence ampliamente en su papel de madre. Mélissa Désormeaux-Poulin, joven actriz de unos 30 años lo hace muy bien en su rol de hija. Maxim Gaudette, uno de los íconos del cine quebeco actual lo hace bien, aunque no a la altura de las dos primeras.

Villeneuve es un polémico director que provocó muchas opiniones encontradas entre la fanaticada y los críticos cuando en el 2009 filmó Polytechnique, una película basada en la matanza del 6 de diciembre de 1989, ocurrida en la Escuela Politécnica en Montreal donde Marc Lapine, un joven de 25 años asesinó a 14 mujeres antes de quitarse la vida. Su filmografía solo exhibe 5 largometrajes en catorce años, todos con notable calidad.

En resumen, recomiendo, en gran medida, este filme rodeado de una aureola de premios incluyendo los locales, en los cuales arrasó, tanto a nivel canadiense (Genie Award) como provincial (Prix Jutra). No son los premios los que lo hacen bueno sino el modo de contar la historia, la cuidada fotografía y la acertada dirección de Denis, que lleva la narración por terrenos conocidos pero a la vez llenos de pasión, dolor, sufrimiento, esperanza y amor.

2 comentarios:

Alvaro Fernandez dijo...

Excelente pelicula, y muy recomendada! Bastante cruda, pero bueno C'est la guerre!

Anónimo dijo...

dia q ,,,como sabes en que lugar se desarolla el filme??

Publicar un comentario

Utiliza un seudónimo o tu nombre para enviar un comentario. Si añades un comentario como "Anónimo" este sera eliminado. Gracias por tu colaboración.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



 
Diseño de Free WordPress Themes | Plantilla Blogger de Lasantha - Premium Blogger Themes | Dcreators